El Síndrome Metabólico (SM) corresponde a un conjunto de factores de riesgo para el desarrollo de Diabetes Mellitus y enfermedad cardiovascular

Se ha demostrado que el Síndrome Metabólico aumenta 1,78 veces el riesgo relativo de eventos cardiovasculares y de muerte y 5,17 veces el de diabetes incidental.

 En 1988, la OMS planteó una definición considerando como parámetro principal del diagnóstico de este síndrome a la intolerancia a la glucosa o Diabetes Mellitus; además incluyen la obesidad, cuando el índice de masa corporal es mayor a 30 (que es la relación entre el peso y la talla)

En los sujetos sin alteraciones de la glucemia se debía realizar el diagnóstico de Insulinoresistencia y prediabetes a través del dosaje de hemoglobina glicosilada y glucemias en ayuna, así como con curva de tolerancia a la glucosa, como análisis principales.

Además, el síndrome metabólico y la obesidad aumentan el riesgo de:

  • Diabetes mellitus
  • Hipertensión arterial
  • Dislipemias
  • Apneas del sueño
  • Cáncer: gástrico, próstata, páncreas (en hombres); mama, útero (en mujeres), tiroides
  • Esteato-hepatitis no alcohólica (hígado graso)
  • ERGE (reflujo gastroesofágico). Infertilidad. Depresión.

Se ha demostrado en numerosos artículos científicos que la cirugía bariátrica junto al control clínico es el tratamiento más conveniente para la remisión de la diabetes y su control metabólico, además disminuye las complicaciones cardiovasculares como el infarto de miocardio, el accidente cardiovascular y la insuficiencia renal.

Teniendo en cuenta todos estos problemas patológicos que desencadena el sobrepeso y la obesidad es importante realizar la consulta temprana con un equipo multidisciplinario capacitado en el tratamiento de la obesidad y enfermedades asociadas